Cupido sueña con Lienzos.

No te ha pasado que quieres pintar un lienzo y no tienes pincel?, o que de repente estas en el vacío y gritas cualquier irreverencia con la esperanza de ser escuchado, o imaginas imposibles y al atravesar la puerta los encuentras esperando por ti?.

Pues bien, a mi me pasa últimamente. Desde hace días, sueño despierto; me encuentro sentado al lado de un bello lienzo, sus colores son frescos, naturales y espontáneos, ha sido pintado asombrosamente como lo soñaba. Mientras lo contemplo, el aire de su aroma dilataba mi fuerza de voluntad, las palabras que han sido presas, ahora desean ser escuchadas, la lucidez quiere ceder la silla, pero la insensatez se aferra a ella, la luz la busca con tal ímpetu, que su gracia hipnotiza; su esplendor ahora es una fuente de inspiración.

He notado que hay ojos interesados en cortejar su bella presencia, mientras ello ocurre, mi noción de realidad se debilita, pero no quiero despertar, no en este instante! Aun me quedan fuerzas de flaqueza que esperan pacientemente un pequeño susurro; por el momento me conformo con el destello de su atención: un brillo especial sobre mi ser.

En tiempos quiméricos, la necedad buscaría maneras de confinar su ángel y volverlo exclusivo, aunque esto seria negar su propia existencia. Sí pudieras cambiar por un instante los colores del lienzo, para que solo tu pudieras apreciar su gracia, lo harías?. Definitivamente No! la magia del lienzo, es una combinación armoniosa de colores, tonos y texturas; impedirle a otros apreciar su encanto, seria impedirme el propio de observarlo como algún día lo soñé.

Salokin Serrot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *