Beatería anual mediática de la conciencia ambiental.

Reflexión distópica acerca del Día de la Tierra.

Las velitas han de prenderse cada 22 de abril a las 12 GMT, su perdurabilidad deberá extenderse no mas de 23H 56′ 4”, a excepción – claro esta – del bis sextus dies ante calendas martii donde su memoria no podrá sobrepasar las 24 Horas. Las festividades de cada año tendrán como objetivo, acrecentar un espíritu ambientalista, nacionalista y pasional; de algo que muchos no entenderán, expertos entenderán sin ser escuchados y algunos acomodados, entendedores pero indiferentes, ya que pueden resultar afectados sus costales de bienestar y prosperidad.

Entre las actividades programadas para nuestra festividad anual; se podrá iniciar con la interrupción total o parcial de las bombillas de nuestro pueblo: jamas se apagan salvo esta fecha, no importase como es su funcionamiento, mantenimiento y existencia; lo único realmente importante es que se apagan en esa fecha. Las pipetas de aire artificial actuaran sincrónicas con el pseudo-bosque: vale la pena aclarar que nuestro bosque a futuro no tendrá su altruismo fastuoso propio del que hacia alarde antes del neolítico, en su reemplazo se implantaran arboles de poliestireno expandido. Las visitas guiadas a nuestro parque temático animalistico deberán ser heurísticas, cortas, evitando siempre que los visitantes sean contaminados del sentimiento de compasión. Mientras sea posible se facilitara presidio de animales que alguna vez fueron dueños de su propia existencia, cuando faltasen los animales del bosque, sustituirlos con entidades virtuales que nos proporcionaran un sofisma ecosistémico.

Las abluciones esnobiscas en la capilla principal incluirán un Ice Bucket Challenge. Durante el día se harán discursos esquizofrénicos cuyo argumento institutriz incorporará la utilización, uso adecuado y reutilización del agua; abstenerse de consumir agua mineral que no halla sido avalada por la organización del evento. Además de lo anterior se siguiere que la planta desalinizadora, este protegida por un bloque de seguridad antí-disturbios. Se harán oraciones de regocijo alrededor de lo que alguna vez fue el cauce del río. Para este día se dispondrá la casa cultural para la subasta de comida natural. El parque principal se habilitara para la venta y el consumo de alimentos transgénicos. Debido a la celebración, el ingreso a las playas UV-C y UV-B sera totalmente gratis. La canabiteca tendrá habilitados sus salones CH4 y CO2 para todos los amantes del ambiente beatitudinal.

La velada de elección y coronación de Miss Polímero, oficializarla en el centro de convenciones Hermann Staudinger. Es importante resaltar que las candidatas al reinado del plástico deben ser oriundas del pueblo, tener habilidades artesanales con dicho material y además incluir incrustaciones de polímero en su cuerpo. El desfile de silleteros utilizará materiales tales como cartón, caucho o e-waste, y el tema de cada silletero atinente a hidrocarburos. Antes, durante y pasado el desfile, se considera un sacrilegio utilizar palabras tales como lirios, margaritas, orquídeas, azucenas, etc. Como parte de la tradición, la cinemateca Guiyu ofrendara a sus asistentes la película de ciencia ficción Exporting Harm: The High-Tech Trashing of Asia. El teatro GreenPeace, punto de encuentro de títeres, danza contemporánea, circo, y conciertos didácticos; todos obviamente referente a la beatería anual mediática de la conciencia ambiental.

Material de interés.

  1. Exportando Perjuicios: Ensuciando de alta tecnología a Asia. Titulo Original: Exporting Harm: The High-Tech Trashing of Asia. Ultima revisión 19-04-2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *