Pseudo Libertad

Según RAE “la libertad se define como la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”.

Sinopsis.

Me llega a la memoria el final de los años 80 y principios de los 90, me encontraba cursando 3 de primaria, ese año fue especial, rememoro con tristeza y alegría como si fuese ayer, cuando la asociación de padres de familia de la institución donde me encontraba, aprobó varias coca colas bailables (ahora se llaman jean day, claro esta que hace unos años se denominaron chiquitecas.), con el fin de dotar de computadores a una sala de informática. Hoy en día pienso que fueron situaciones poco usuales (sobre todo si las comparo con la época actual); en especial, pienso que mi clase de informática: se iniciaba ubicándonos al lado de tres computadores (no recuerdo las especificaciones técnicas), 70 ojos mirando tres cajas negras y con una metodología escolástica a flor de piel (Una clara subordinación de la fe sobre la razón). Entre compañeritos, nos mirábamos con miedo, temor, pánico, desconfianza, sorpresa, asombro, acompañado de la curiosidad propia de los niños de esa edad, describíamos con jeroglíficos en los cuadernos a la orden del maestro lo que nuestros sentidos extraían de aquel artilugio quimérico. Sin embargo, lo que mas recuerdo de aquellas “clases de informática” era la frase celebre de los profesores: “Ojo niños no hay que tocarlo que se daña”

Corrí con suerte, pues al poco tiempo llegó al barrio una familia, cuyo uno de sus miembros tenia un computador personal con el que estaba escribiendo su tesis para obtener en el titulo de Ingeniero de Sistemas. Allí pase gran parte de ese y el siguiente año en contacto permanente con la tecnología de punta en su momento. Ello me abrió todo un mundo de posibilidades, llegando incluso a los 10 años a desarrollar la habilidad de tipear notas en DOS con un IBM PC 5150 (claro que no me acuerdo exactamente el modelo, pero esa era la serie). En poco tiempo, ya tenia la destreza como pez en el agua de jugar ajedrez y buscaminas en un i486 con Interfaz gráfica de usuario.

Mi primer acercamiento informatico

Mi primer acercamiento informático

¡jeje!, en un IBM PC 5150, que lujo. Nadie sabe (solo yo), lo mucho que me ha servido esa oportunidad: en la secundaria era un estudiante adelantado; en el año que preste el servicio, nueve de los doce meses, los dedique a manipular un pc (generación Pentium Pro). Luego empecé mi vida laboral y tuve la oportunidad de comprar mi primer PC cuyo procesador era un AMD K6-2 (Pentium 2). Llegó la universidad y en el año 2006, algo cambiaría la forma en que iba a “operar” los computadores (ordenadores ) y de paso una filosofía que ha transcendido en mi vida hasta los tiempos de hoy.

Cabe resaltar, que en todas y cada de las etapas aquí relatadas siempre ha estado presente una empresa en mi autoformación de ciencias de la computación: Microsoft. La sala de informática del colegio cuando era chico, tenia DOS, el computador de mis vecinos tenia DOS. Mas adelante, mis vecinos lograron implementar windows 3.0, y windows 3.11. En mi época de estudio, el sistema a utilizar era windows 98 (para mi el mejor de todos los SO Microsoft), luego en mi servicio militar; windows 3.11. Cuando compre mi equipo hasta el año 2006, tuve windows 98, 98 S2, windows Me, windows xp.

Cuestionamientos

Hoy en día hago una reflexión ¿Cual es naturaleza de la palabra elegir para el ser humano?, es decir tu no elegiste nacer en un país, no elegiste nacer en la familia en la que te encuentras, no elegiste nacer en esta y no en otra época, inclusive no nos han dado la posibilidad de elegir entre Microsoft y …?. ¡Santo cielo!, RAE podría estar equivocado (facultad natural), incluso la Constitución Política de Colombia CPC (que de raro nada tiene) su articulo 13 nos ilusiona mencionando que “Todas las personas nacen libres”, ¿Realmente tenemos de donde escoger?.

Vallamos por partes: hay cosas inherentes al ser humano (frase celebre por estos dias), nacer aquí y no en otro lugar o en la familia a la que afortunadamente llegamos (desgraciados aquellos que hubiesen caido en linajes con acento Uribe, Samper, Santos, Pastrana, ¡Dios los ayude!) son situaciones ilegibles. Pero hay otras cosas que si son elegibles: decides si abordas o no el Transmilenio (por ahora), votar por la corrupción que maneja nuestras finanzas publicas (No hay mas posibilidad), son elecciones malas o buenas pero al fin y al cabo son maneras de elegir.

Es decir, si esta escrito formas de elegir, por que no las tomamos y por el contrario seguimos cayendo en impresiones: articulo 27 CPC “El Estado garantiza las libertades de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra”, me cuestiono, ¿cuales libertades?, en que cuento de hadas esas lineas se cumplen al pie de la letra. Nuestro sistema educativo no nos da la posibilidad de elegir en una acción tan simple como la aprender a escribir cartas en programas distintos a una filosofía Microsoft. Ojo, no quiero desvirtuar los programas privativos ¡De hecho¡ y así lo pienso – aunque no lo crean – no puedo ser desagradecido, pues como han leído anteriormente, allí aprendí. Sin embargo, piensen por un momento: ¿y si hubiera otra opción?, una opción que nos permitiera decidir que Microsott es lo mejor, ¿pero con que la comparamos en nuestro sistema?.

¿Como? comparamos la teoría general de la relatividad con otra teoría si no tenemos mas, es mas facil comparar al dueño de Uberrimo con el Führer, uff ¡facilisimo!.

Reflexion

Comparar y elegir, eso es libertad o por lo menos en este contexto es fácil, tenemos los elementos de juicio para hacerlo, sin embargo es necesario dejar de lado nuestros miedos, El miedo te mantiene prisionero. La esperanza te da la libertad., siendo el miedo la principal causa de nuestra dependencia Windowsiana (Termino acoplado por mí). Note querido lector que seguimos callendo en cosas de niños: no lo toque que se daña, Ojo que si aprende algo distinto a la filosofía Windowsmania queda obsoleto, ojo que se vuelve endemoniado, o cosas peores me han susurrado al oído (pilas que usted termina invocando a los del mas allá).

Es triste pensar que las generaciones futuras de profesores, licenciados, docentes e ingenieros son temerosos a elegir, tienen el conocimiento para construir y participar en esta cadena de enseñar a elegir, pero le huyen al cambio: son sordos a preguntas concretas ¿por que utilizo este y no otro?, ¿para que me sirve este y no otro?. Miro atrás y observo el mismo cuadro de hace 30 años; solo que hoy ya no son tres computadores sino una, ya no son 70 ojos mirándolos sino millones, nadie sabe como funciona pero sabe que esta hay, sirve pero no sabemos como, ya no hacemos Coca Colas bailables ahora trabajamos para comprar la ultima licencia que nos exige el sistema. Un día nos va pasar como los animales nacidos en cautiverio, cuando los dejan en libertad, se mueren de hambre por que nunca supieron que era sobrevivir por sus propios medios, siendo esto ultimo para mi, sinónimo de Libertad.

Las pequeñas decisiones del instructor hoy transforman pensamientos, pueden significar el contenido del saber en el mañana; acciones triviales terminan construyendo una definición autóctona de elección, libre y libertad, claro esta que mientras ello no ocurra seguiremos esclavos a la combinación de teclas: ctrl + alt + del.

Enseñar es el arte dar a entender el conocimiento disponible con responsabilidad, disciplina y prudencia. Nickthor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *